El precio bitcoin y la relación del ransomware con esta criptomoneda

El uso de las nuevas tecnologías y la informática se ha vuelto algo imprescindible en las empresas, sin embargo también hay que decir que los sistemas con los que cuentan las diferentes compañías son, a menudo, atacados por cibercriminales que bloquean la información de los archivos haciendo que no podamos acceder a ella. Por este motivo es importante que las empresas cuenten con buenas medidas de ciberseguridad para así mantener la privacidad de todos los datos que se encuentran recopilados en su red.

Entre los tipos de ataques más conocidos en la actualidad el ransomware es uno de los que más se produce con la particularidad de que ahora los cibercriminales que llevan a cabo dicho ataque suelen pedir los rescates por los ficheros que han infectado en Bitcoins. Esta criptomoneda se ha vuelto muy popular dentro del mundo de la informática entre otras cosas porque los pagos que se realizan con esta criptomoneda son muy difíciles de rastrear, por lo que es complicado saber qué usuario ha emitido dicho pago o quién lo ha recibido. Teniendo en cuenta todo esto, vamos a ver a continuación en qué consiste el ransomware que se está dando hoy día en relación al precio bitcoin y también comentaremos qué es lo que deben tener en cuenta las empresas para evitar los ataques de los cibercriminales.

¿Cómo es el ransomware actual?

El ransomware no es un ataque que se haya descubierto en los últimos años, sino que los cibercriminales lo llevan realizando desde hace mucho tiempo. Lo que hacen es introducirse en la red de las empresas infectando la gran mayoría de ficheros y bloqueando la entrada a los usuarios. Lo habitual es que sean archivos que contengan una información importante para la empresa, motivo por el cual se pide un rescate para poder volver acceder a ellos. Actualmente dicho rescate suele ser de unos 300 dólares por cada ordenador que haya sido infectado, aunque actualmente esta cantidad se pide a las empresas en Bitcoins.

El motivo es sencillo: las transacciones que se llevan a cabo con esta moneda digital son complicadas de rastrear, puesto que estos movimientos se hacen de forma pública y no se conocen los emisores ni los receptores de los mismos. Por tanto, los cibercriminales obtienen el rescate sin que nadie sepa su procedencia. Pero además, el ransomware de hoy día no solo infecta a un ordenador en concreto, sino que también intenta afectar a todos los demás PCs que están conectados en la misma red. Esto deriva en que el rescate suela ser mucho más abundante, ya que prácticamente toda la información que maneja la empresa se encontraría en manos de estos cibercriminales.

Bitcoin, ¿una moneda para los cibercriminales?

Sabiendo que las transacciones con Bitcoins son difíciles de detectar, podríamos pensar que esta moneda digital puede favorecer a los cibercriminales. Lo cierto es que al tratarse de un sistema descentralizado los movimientos que se llevan a cabo con este tipo de divisas no siempre pueden controlarse. Es por ello que la Bitcoin a menudo se utiliza también para usos fraudulentos o ilegales como puede ser el tráfico de drogas o de armas. En este sentido, tal y como apuntaba Marc Andreessen, de la compañía Andreessen Horowitz, esta nueva tecnología (refiriéndose a blockchain) se puede utilizar tanto para llevar a cabo acciones “buenas” como “malas”. Teniendo esto en cuenta, las empresas y los usuarios deben estar alerta para no sufrir ningún tipo de ataque o fraude. ¿Qué es lo que podemos hacer para evitar estas situaciones? Veamos algunas medidas que tanto empresas como usuarios debemos llevar a cabo para no sufrir un ataque de este tipo.

Algunas medidas para protegernos de los ataques informáticos

Aunque muchos ataques no se pueden evitar, siempre podemos intentar protegernos de ellos poniendo en marcha alguna medida de ciberseguridad. Entre otras cosas es recomendable que vayamos cambiando nuestras contraseñas cada cierto tiempo y no utilizar nombres fáciles de recordar o fechas de cumpleaños, puesto que son contraseñas fáciles de adivinar y los cibercriminales saben que es lo más habitual. En la actualidad muchos sistemas ya obligan a los usuarios a modificar sus claves cada cierto tiempo utilizando códigos alfanuméricos.

También debemos actualizar los sistemas siempre, ya que a menudo los cibercriminales crean nuevas técnicas de ataque y la ciberseguridad en los sistemas se renueva constantemente. Así mismo, para poder llevar a cabo estas actualizaciones debemos utilizar los productos que están destinados a proteger nuestro ordenador, siendo los más comunes los antivirus. Por último, otras medidas que podemos llevar a cabo son cerrar todas las sesiones de nuestro ordenador cuando hayamos terminado nuestras tareas o tener controlados los archivos que llegan adjuntos en los correos electrónicos, puesto que deben ser de confianza, ya que es una vía habitual para entrar en los ordenadores e infectarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat